Hoy me encuentro íntimamente con la pintura desde la acción espontanea. Construyo mi obra en base a la dinámica del azar. Me elevo desde lo informe. Mi interés y excitación aumentan al descubrir las estructuras que van apareciendo a medida que visceralmente, arrojo pintura sobre la tela. En este actuar trasciendo mi propio yo y me prolongo dinámicamente con mi arte.
Aun hoy, no llego a comprender porque pintar es un hecho vital para mi. Solo sé que no existiría en otra situación. Cualquier otra realidad, no sería real.
El sentido de mi obra, es bajar la idea viva de la gestación de una nueva energía que comienza y nunca se detiene. Me asombro ante lo acostumbrado. Pero no ante las formas habituales, sino ante la maquinaria que funciona por detrás de lo que comprendo y veo. Me emociono ante la cantidad de mecanismos precisos que hacen que una hoja sea una hoja y un pájaro sea un pájaro. Y que mueran y desaparezcan cuando tienen que hacerlo y nunca antes. De este pequeño y gigante mundo interno surge todo, todo, incluso mi arte.
Incansablemente trato de someter a la naturaleza a mi conciencia mas profunda, capturarla un instante y hacerla obra eterna. Pero sé que jamás podre acercarme ni a un esbozo de su humilde y obediente perfección.

Cecilia

Serie Mundos Internos #3
Acrilico y tinta
100 cm x 100 cm

Serie Mundos internos #2
Acrilico y tinta sobre madera
35 cm x 70 cm